El fallecimiento del cotitular de un Préstamo no es causa para modificar el contrato

La defunción de uno de los prestatarios no puede considerarse una alteración imprevisible porque está dentro de los riesgos normales del contrato

La Audiencia Provincial de Albacete ha rechazado la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus en el caso de uno de los cotitulares de un préstamo hipotecario fallecido. Argumenta que la defunción de un familiar no puede considerarse una alteración imprevisible cuando está dentro de los riesgos normales del contrato.

En este caso, la Justicia ha desestimado la petición de una viuda para modificar las condiciones acordadas en el préstamo que ella y su difunto esposo tenían con una entidad bancaria. La mujer solicitaba reducir al 50% la cuota mensual de la hipoteca, alegando que la renuncia de los hijos y herederos a la herencia de su esposo había causado una variación sustancial en las condiciones acordadas, argumentando fuerza mayor, ya que carecía de ingresos para asumir la cuota del préstamo.

Sin embargo, el tribunal ha rechazado la demanda, indicando que la ley no permite a una de las partes modificar unilateralmente un contrato sin el consentimiento de la otra.

La decisión se basa en la doctrina establecida, destacando que es necesario que el cambio de circunstancias sea imprevisible para aplicar la regla rebus sic stantibus. Si las partes asumieron el riesgo de que una circunstancia pudiera ocurrir, ya sea de manera expresa o implícita, o debieron asumirlo debido a las circunstancias o la naturaleza del contrato, no se puede considerar una alteración sobrevenida, ya que implica la no asunción del riesgo. Esto ha sido reiterado en jurisprudencia, como lo señala la Sentencia del Tribunal Supremo 425/2019 de 18 de julio.

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Hellín ya había desestimado la demanda presentada por la viuda, y ahora la Audiencia Provincial (AP) de Albacete ha confirmado esta decisión al rechazar el recurso de apelación presentado por la demandante contra la sentencia de primera instancia.

En su recurso, la viuda insistía en la modificación del préstamo hipotecario, argumentando la existencia de fuerza mayor que había causado cambios en las condiciones pactadas inicialmente. Además, sostenía la posibilidad de aplicar la doctrina jurisprudencial de la cláusula rebus sic stantibus al caso.

No obstante, la Sala ha reafirmado los argumentos y fundamentos de la sentencia impugnada, basándose en principios constitucionales del derecho civil, como el cumplimiento de los contratos y la necesidad de la voluntad de ambas partes para acordar, modificar o rescindir un contrato.

Asimismo, la AP ha reiterado la jurisprudencia que establece que las circunstancias que llevan a la modificación de un contrato deben ser totalmente imprevisibles en el momento de su celebración. Además, destacó que la extinción de las obligaciones según los artículos 1182 y 1184 del Código Civil no se aplica a las deudas de pago de dinero, ni tampoco cuando la alteración de las circunstancias en el momento de la celebración del contrato involucra el fallecimiento de un familiar, como en el caso del esposo.

La Audiencia sostiene que el fallecimiento de un familiar, especialmente un cotitular del crédito hipotecario, no puede considerarse imprevisible, ya que las contingencias relacionadas con la salud de las partes contratantes o sus familias, con impacto en su solvencia, son previsibles según la experiencia común. En consecuencia, el tribunal concluye que el fallecimiento de un familiar no constituye un caso para aplicar la doctrina de la cláusula rebus sic stantibus, ya que no se trata de una alteración imprevisible dentro de los riesgos normales del contrato.

Destacado

Las actuaciones y procedimientos de comprobación censal de Hacienda

a Agencia Tributaria puede llevar a cabo la comprobación censal a través de la inspección física y documental de hechos y circunstancias.

Raúl Castañeda tendrá su propia escudería en el mundial de motociclismo

El nuevo equipo será conocido como PREICANOS, un nombre que, en palabras del propio Raúl Castañeda, conmemora a los millones de personas que han confiado en Preico Jurídicos a lo largo de los años

Negligencias médicas: La pérdida de oportunidad de curar

Situaciones en las que el paciente no recibe los tratamientos disponibles según los protocolos establecidos.

Errores en el catastro: cuando un inmueble está mal representado

Lo que debes saberInscripciones en el Registro de la...
Lo más leido

Período trabajado no aparece en la vida laboral

En estos casos, el trabajador se enfrenta a perjuicios en futuras prestaciones, ya que el período trabajado no aparece en la vida laboral.

Despido improcedente sin pasar por SMAC

La duda que tengo es si se puede hacer el despido improcedente sin pasar por SMAC. ✓ Respuesta Abogado: aunque haya acordado improcedencia

He vendido mi coche y estoy recibiendo multas del comprador

He vendido mi coche y estoy recibiendo multas del comprador. ✓Respuesta Abogado: Acuda con el contrato de compraventa

Despido de trabajadora embarazada en periodo de prueba: ¿es nulo?

Han despedido a mi mujer durante el periodo de prueba y está embarazada de 3 meses. ✓Respuesta Abogado: la nulidad objetiva

Periodo de prueba en una empresa en la que ya he trabajado antes

Me quieren poner un periodo de prueba en una empresa en la que ya he trabajado antes. ✓Respuesta Abogado: será nulo el pacto que establezca

Una Comunidad de Propietarios no puede oponerse a las obras en un local si no afecta a la estructura del edificio

Los demandantes alegaron que el demandado había modificado un elemento común del edificio, específicamente la fachada, al cambiar un portón de acceso al local

Cetelem, sancionada con 250.000 euros por cargar a una persona las cuotas del préstamo de un desconocido

El afectado no tenía ni había tenido una relación contractual previa con la entidad.

La responsabilidad de la Administración en el accidente de un ciclista por mal estado de la carretera

El TSJ de La Rioja determina que no está probada la relación entre el estado de la carretera y la caída fatal de un ciclista, absolviendo a la Administración de cualquier responsabilidad