viernes, diciembre 3, 2021

¿Que ocurre en caso de accidente in itinere cuando el trabajador tiene dos domicilios?

Más leido

UN TRABAJADOR PUEDE TENER DOS RESIDENCIAS Y QUE AMBAS CUENTEN EN CASO DE ACCIDENTE IN ITINERE

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha establecido que si un trabajador tiene dos domicilios y ambos son habituales, el accidente sufrido en el camino de ida o de vuelta a uno de los domicilios, sí debe considerarse como accidente de trabajo in itinere.

En el caso planteado, la trabajadora, si bien está empadronada, junto a su marido y su hija, en Zamora, donde sufre el accidente, en los certificados de la empresa consta otro domicilio sito en Valladolid.

Esta situación es en la que respaldó el INSS su resolución denegatoria del carácter de accidente de trabajo in itinere.

La trabajadora, tras terminar su turno noche, sufre una caída a las nueve de la mañana del día siguiente en el garaje comunitario del edificio donde residía, en Zamora, no en Valladolid.

Sin embargo, el TSJ contradice esta decisión por considerar que concurre el elemento temporal, en tanto en cuanto, trabajó en turno de noche y, terminando el turno a las 20:00 horas, es prudencial el tiempo invertido hasta la localidad zamorana donde pernoctó.

Siendo lo controvertido el elemento geográfico, por la dualidad de domicilios, – el de empadronamiento y el que consta en los certificados de empresa-, entiende el tribunal que esta dualidad no rompe el nexo causal del concepto de accidente de trabajo in itinere.

El concepto de domicilio debe entenderse, como así lo ha venido entendiendo el Tribunal Supremo, de una forma abierta y no limitarlo solo domicilio legal, sino del real.

Así pues, hay que tener en cuenta la evolución que se produce en las formas de transporte y en las costumbres sociales» que amplía la noción de domicilio «para incluir lugares de residencia o, incluso, de estancia o comida distintos de la residencia principal del trabajador

Se deben adaptar las normas a la realidad social

La interpretación de las normas debe adaptarse a la realidad social, como impone el art. 3 del Código Civil , y ésta, a la vista de la evolución de las nuevas formas de organización del trabajo y de la propia distribución de este en el hogar familiar está imponiendo unas exigencias de movilidad territorial que obligan a los trabajadores a ajustes continuos en el lugar del trabajo, ajustes que no siempre pueden traducirse en un cambio de domicilio y que tienen en muchos casos carácter temporal por la propia naturaleza del contrato o del desplazamiento.


Todo ello determina que, si se quiere respetar la voluntad del legislador en los tiempos presentes, habrá que reconocer que en supuestos como el presente a efectos del punto de partida o retorno del lugar de trabajo puede jugar, según las circunstancias del caso, tanto el domicilio del trabajador en sentido estricto, como la residencia habitual a efectos de trabajo.

OTROS LECTORES VIERON

Ultimas Consultas